Cómo pueden prevenir los timos y estafas las personas mayores

Las personas mayores son, por desgracia, uno de los colectivos más desfavorecidos a la hora de padecer estafas. Cuentan con varios factores que les hacen candidatos perfectos para ser víctimas de ellos. Para empezar, suelen contar con los ahorros de una vida de duo trabajo y esfuerzo, cosa que es un imán para personas sin escrúpulos. En segundo lugar, los ancianos son personas que saben escuchar y con gran capacidad de empatizar con quién les habla, aunque esta no tenga intenciones claras.

Finalmente, podemos decir que muchas veces y por falta de información, los ancianos sn persona fácilmente embaucables, aunque tengan una dilatada experiencia vital. Los timos se actualizan continuamente y les resulta difícil estar al día de la actualidad de la picaresca. Los timos, además de una sensación terrible de indefensión, pueden llegar a causar un agujero económico importante del que pueden no recuperarse.

estafas ancianos

¿Cuáles son los timos más frecuentes en ancianos?

Habitualmente están bien definidos, repasemos los que con mayor frecuencia sufren las personas mayores.

– Venta de productos milagro

Con el miedo a las enfermedades o con la promesa de un descanso adecuado, muchos ancianos son víctimas de timos por los cuales compran productos milagrosos que les prometen beneficios para la salud. Almohadas de materiales concretos, ionizados de agua, colchones de descanso, mantas con propiedades especiales. Muchos de estos productos no tienen valor terapéutico y suelen costar bastante más de lo que debiera ser normal. Así podemos encontrar a personas que han pagado más de 2.000 euros por un juego de almohadas ionizadas.

– Revisor del gas o contadores

A las personas mayores les encanta tener todo en regla, y si hablamos de aparatos eléctricos o gas, con más énfasis. Se suelen presentar en las casas con el objeto de hacer una inspección, donde se detectan de manera falsa ciertas anomalías. Las reparaciones se efectúan de inmediato y no tienen validez,  pero no suelen tener un coste excesivamente elevado. Muchas veces, al percatarse del engaño, casi no les merece la pena denunciar.

Por eso, lo mejor es pedir siempre la identificación, llamar incluso al teléfono de la compañía para saber si toca o no una inspección. Normalmente, las empresas avisan con antelación sobre cuándo van a pasar, por lo que lo mejor es no abrir la puerta, y en caso de duda, solucionarlo con una llamada.

– Inversiones jugosas

Gran parte de las personas mayores suelen tener a buen recaudo los ahorros de toda una vida de sacrificios. Conscientes de ellos, muchos desaprensivos realizan una llamada telefónica o hacen una visita con unos productos financieros de elevados beneficios. Les hacen firmar una documentación para efectuar las operaciones, y la persona mayor se queda sin ahorros. Los beneficios no llegan y las noticias tampoco, entonces ese timador ya ha desaparecido.

timos estafas ancianos

El refranero es sabio, «nadie da duros a cuatro pesetas». Desconfiemos de este tipo de productos, si queremos que nuestro dinero reporte beneficios es mejor consultar con nuestro gestor bancario y que nos explique claramente cómo funcionan estos productos, teniendo claro que pueden tener un riesgo en función de lo agresivos que sean.

Me han timado, ¿qué hago?

Si un familiar mayor ha sido estafado, siempre debemos acompañarle a realizar un denuncia. Ya sea en el Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil, Policía Autonómica o Juzgado de Guardia. A veces son reticentes por vergüenza, pero es la única manera que existe para que no les pase a otras personas y que puedan en un momento dado recuperar su dinero. Hay que estar muy atento a quién se le abre la puerta, no nos dejemos engañar por promesas demasiado evidentes, esconden siempre una cara B.

Cómo pueden prevenir los timos y estafas las personas mayores
5 (100%) 1 vote[s]