Vitaminas esenciales en la tercera edad

En la tercera edad, el organismo ya no absorbe como en la juventud los nutrientes que necesita, debido a que las hormonas no tienen un buen funcionamiento. Además, el cuidado personal en esta etapa de la vida se hace poco constante, debido al cansancio que se puede presentar, en parte por esa falta de vitaminas que el cuerpo va necesitando.

A partir de los 50 años, comienzan los cambios hormonales que dificultan la absorción de vitaminas y minerales, por eso es necesario comenzar con una dieta rica en aquellos componentes que el organismo va necesitando.

Vitaminas esenciales en la tercera edad

A cualquier edad se deben mantener buenos niveles de vitaminas en nuestro organismo. Sabemos que las vitaminas C, B6 y B9 ayudan para el buen funcionamiento cardiovascular, y se encuentran en todos los grupos de alimentos que conocemos. Pero ahora veremos más de cerca otras que también son esenciales cuando nos acercamos a la tercera edad.

Cuando se llega a los 50 años

Omega 3 y vitaminas

Calcio y vitamina D

Las mujeres, con la llegada de la menopausia, van perdiendo masa ósea debido a que los niveles de estrógenos van cayendo. Por esto, es recomendable que se ingieran alimentos ricos en vitamina D y calcio. Los derivados lácteos son buenos para mantener un buen nivel de calcio; mientras que algunos alimentos ricos en vitamina D son el hígado de ternera, la yema de huevo y el atún.

Ácidos grasos omega-3

Los 50 años son una edad en donde comienzan a aparecer inicios de enfermedades cardiovasculares, tanto en hombres como en mujeres. Tener una buena dieta rica en ácidos grasos omega-3 ayuda a prevenir el ritmo cardíaco irregular y aminora el número de placas en las arterias. Además son buenos para reducir los procesos inflamatorios, así como el nivel de azúcar en sangre. Algunos alimentos ricos en omega-3 son el salmón y las nueces.

Probióticos

El transcurrir de los años pasa factura a nuestro organismo. A más edad, mayor vulnerabilidad, aumentando las posibilidades de que las bacterias malas ataquen nuestro organismo. Los probióticos son necesarios, porque introducen bacterias buenas y previenen que el intestino pueda dañarse fácilmente. Una buena fuente alimentaria para suplir esta carencia son el yogur y el chocolate negro.

Cuando atravesamos la barrera de los 60 años

Vitamina B12 en ancianos

A medida que cumplimos años, nuestros intestinos se vuelven más deficientes, siendo necesario por este motivo ajustar nuestra dieta para conseguir que no nos falte ninguno de los nutrientes esenciales que necesita el organismo. A lo anteriormente mostrado, hay que añadir los siguientes suplementos que podemos encontrar en distintos alimentos o mediante complementos vitamínicos.

Vitamina B12

El Diario de la Sociedad Geriátrica Americana publicó que una deficiencia de esta vitamina en el organismo podría generar el desarrollo de la demencia en personas mayores. Se sabe que la vitamina B12 interviene en la buena salud de las neuronas, por eso es necesario llegando a esta edad de 60 años, mantener una estrecha vigilancia de los niveles de esta vitamina. Los alimentos ricos en vitamina B12 son el hígado de ternera, almejas, demás pescados y carnes, cereales y huevos, entre otros.

El ácido docosahexaenoico (DHA)

El DHA forma parte de la serie de ácidos grasos omega-3 y tiene una presencia muy importante en las membranas celulares del cerebro. Con la edad, el envejecimiento de las células cerebrales no permite una buena absorción del DHA, el cual beneficia el flujo sanguíneo del cerebro y repercute positivamente en la memoria. Podemos encontrarlo en el pescado azul, nueces, almendras, algas y la yema del huevo.

En los 70 años

Cumplir años es un lujo y más cuando conseguimos conservar una buena salud. Se puede llegar a los 70 años siempre que nos hayamos dedicado a cuidarnos meticulosamente, al menos previniéndonos en ciertas enfermedades que están en nuestras manos evitar.

Como mencionamos anteriormente, la vitamina B12 es muy importante en nuestro organismo, sobre todo si tenemos una edad avanzada, ya que sus propiedades ayudan al funcionamiento cerebral. Del mismo modo, la vitamina D, que se va reduciendo con el pasar de los años, proviene de una fuente muy importante, la luz solar, siendo necesario exponerse a ella al menos 15 minutos diarios. Pero sigamos viendo qué más necesitamos para que nos sintamos mejor.

Proteínas

A los 70 años, la masa muscular ha perdido al menos un diez por ciento de volumen y necesita recuperarse para que mantengamos una buena movilidad y fortaleza, por eso son necesarias las proteínas que, en estos casos, se pueden administrar mediante pastillas. También se pueden seguir tomando alimentos que las contengan, tales como la carne de ternera, judías blancas y almendras.

Vitamina K

Ayuda en la coagulación de la sangre y además previene la enfermedad de Alzheimer. La encontramos generalmente en verduras de hoja verde, la col y el brócoli.

Es importante que al llegar a la tercera edad tomemos los aportes vitamínicos con regularidad, para mantenernos sanos y poder llevar los años con la mejor forma posible.

Vitaminas esenciales en la tercera edad
Valora este artículo

Te podría interesar