Tercera edad y la práctica de Pilates

La llegada a la ancianidad no ha de estar reñida con la práctica de ejercicio físico. Está claro que la edad no es la que determina que una persona sea vieja o no, ya que hay muchas personas con muchos años cumplidos y que se encuentran más jóvenes que otras de edad media. Aunque la edad hace que nos volvamos menos ágiles, la práctica de ejercicio físico de forma moderada pero continua es un gran aliado para la salud.

Una de las actividades favoritas y que más éxito tiene entre las personas de cualquier edad es la práctica de Pilates. Si no sabes de qué se trata no te preocupes, te lo contamos en este artículo y desgranamos cuáles son los beneficios de estos ejercicios en las personas mayores.

pilates tercera edad

¿En que consiste el Pilates?

Si echamos mano de la Wikipedia, el Pilates consiste en «un sistema de entrenamiento físico y mental creado a principios del siglo XX por Joseph Hubertus Pilates, quien lo ideó basándose en su conocimiento de distintas especialidades como gimnasia, traumatología y yoga; uniendo el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación

Dicho de otra manera, es una forma multidisciplinar de fortalecer el cuerpo y la mente, siempre destinada a conseguir fortalecer la musculatura y conseguir un grado optimo de tonicidad, elasticidad y control sobre los diferentes grupos musculares. Lo mejor del método Pilates es que parte del conocimiento del propio cuerpo para conseguir sus beneficios.

Este método parte de seis principios esenciales a los que se denominan control, concentración, fluidez, precisión, respiración y centro. El método Pilates se refiere a una zona concreta del cuerpo denominada centro de fuerza, que también se conoce como mansión del poder. Esta zona la conforman los músculos abdominales, la parte baja de la espalda y los glúteos y su trabajo conllevaría a fortalecer otras partes del cuerpo. Como se puede apreciar, el Pilates es un método integral que no deja nada sin ejercitar. Al ser una serie de ejercicios progresivo y de baja intensidad, está indicado para cualquier grupo de edad, y especialmente para personas mayores.

¿Cuáles son los beneficios del método Pilates?

Como cualquier ejercicio físico, el Pilates lleva asociado una serie de beneficios que en este caso traspasan la frontera del cuerpo, también es beneficioso para la mente de la persona mayor. Veamos con mayor detalle cuáles son las ventajas de practicar este método.

– Beneficios sociales

Como cualquier actividad que se practica en grupo, el hecho de ir a un gimnasio o salón para practicarlo junto con más personas, hace que haya una gran socialización. Fomenta el compartir momentos en intereses con semejantes, por lo que el mero hecho de acudir 2 veces en semana a practicarlo puede servir para aumentar el grupo de amigos. Después de la actividad se puede quedar para dar un paseo o tomar un aperitivo. ¿Hay mejor terapia que esa?

– Alivio de dolencias crónicas

Muchas dolencias aparecen precisamente por la inactividad o falta de ejercicio. El hecho de ponerse en marcha hace que algunos grupos musculares vuelvan a trabajar de forma adecuada, y por tanto, que dejen de padecer ciertos dolores. Lo que antes podía aliviar un calmante, ahora ya ni duele gracias a la práctica de ejercicio.

– Fortalecimiento de los grupos musculares

La práctica continua de Pilates lleva asociada que el cuerpo de la persona mayor se vuelva más capaz de afrontar retos y con más fuerza y elasticidad. No, no se pretende que la persona que lo practique se vuelva un atleta, simplemente que tenga mayor control físico sobre lo que hace. ¿Hay mejor beneficio que ese?

– Aumento de la autoestima

Evidentemente viene asociado a al aumento de resistencia física. Si una persona mayor ve que ahora es capaz de realizar ciertas cosas que antes no podía a solas, como puede ser abrir un bote de conservas, el aumento de autoestima hará que se sienta feliz, afronte la vida con más ganas y alegría. Quizás sea uno de los puntos más a tener en cuenta.

– Evitar el sedentarismo

El hecho de no hacer nada es una muerte en vida. Las personas mayores, dentro de sus posibilidades, han de hacer actividades si su cuerpo y salud se lo permiten. Lo que no puede permitirse un anciano es pasar el tiempo sin nada que hacer, todo sea por evitar el sedentarismo, que es algo que sí que no tiene beneficios ni ventajas. Puede que haga falta un empujón y animar a esa persona practicar Pilates, ¿se lo damos?

Así que no podemos finalizar este articulo sin recomendar la práctica de este ejercicio, aunque hay muchas posibilidades distintas. Afortunadamente en cualquier ciudad del territorio, incluso en poblaciones más pequeñas, hay lugares que ofrecen clases de Pilates, generalmente económicas y adaptadas a cualquier horario. ¿Por qué no invertir en salud de esta forma?

 

Tercera edad y la práctica de Pilates
5 (100%) 1 vote