Las personas mayores y la exposición al sol

La temporada estival se va acercando, y protegerse del sol no es algo exclusivo de personas mayores, todos debemos tener cuidado con el astro rey. De todas formas, es cierto que la incidencia de los rayos del sol puede afectar de forma negativa con más posibilidades a los ancianos, y hacer que sufran algún tipo de lesión.

En el artículo de hoy, vamos a tener en cuenta unos factores interesantes a la hora de tomar el sol en la tercera edad, por qué hay que tener más cuidado y cómo nos podeos beneficiar de un buen baño de sol, que con las debidas precauciones no ha de ser algo peligroso.

¿Por qué hemos de protegernos del sol?

En nuestro país gozamos de muchas horas de sol a lo largo del año, es uno de los motivos por el cuál somos un atractivo turístico. Pero exponerse al sol sin protección no deja de ser una actividad de riesgo. En primer lugar, la piel tiene memoria, es decir, los daños que el sol vaya haciendo a lo largo de la vida pueden tener consecuencias negativas, ya que se terminan acumulando.

Todavía son muchas las personas que piensan que solo han de ponerse protector solar al principio del verano, que una vez que han tomado color el sol no es peligroso. Esto se trata de un mito, ya que la protección no ha de abandonarse jamás, incluso en épocas no estivales.

Los rayos solares tienen una parte negativa, como son los rayos UVA y UVB, aparte de los infrarrojos. Este tipo de radiación generan radicales libres, que tienen un efecto negativo sobre la piel, envejeciéndola de manera prematura. No solo eso, la piel puede sufrir lesiones en forma de manchas, melanomas y cáncer.

La piel de las personas mayores ha perdido colágeno y por tanto, elasticidad. Es más vulnerable a los rayos de sol, Muchos ancianos toman fármacos que pueden interactuar con los rayos solares, por lo que siempre es conveniente consultar al médico en estos casos. Precaución ,máxima también para las personas con diabetes, el sol puede ayudar a que la piel se vuelva aún más vulnerable. Por todo esto, sigue siempre estos consejos a la hora de exponerte al sol.

Cómo tomar el sol con seguridad

  • Aplicarse crema de alto factor una media hora antes de exponerse al sol.
  • La crema ha de ser de factor elevado, y hemos de usarla aunque este nublado.
  • Evitar las horas centrales del día, los rayos inciden con más fuerza.
  • Protegerse con gafas homologadas y sombreros.
  • Hidratarse continuamente, es una manera de hacer la piel más fuerte.
  • Si se practica alguna actividad al aire libre, reservarla para los días de menos calor.
  • Recuerda que el sol puede ser beneficioso, ya que aumenta la producción de vitamina D. Nunca  sobrepasar los 30 minutos de exposición. 

Recuerda que en el mercado hay muchas cremas de alto factor de protección que son adecuadas para personas mayores. Muchas de ellas son resistentes al agua, pero conviene que se repongan cuando se salga del baño, hayamos sudado, o hayan pasado 2 horas. ¡Toma el sol con precaución!