Cómo mejorar el rendimiento mental en la tercera edad

El cerebro es un órgano que debe ser entrenado a diario para no perder destreza. Si bien es cierto que la mente debe ejercitarse con frecuencia independientemente de la edad, para las personas mayores esta afirmación es más importante, si cabe, para prevenir enfermedades como la demencia senil o el Alzheimer. Ejercitar el cerebro durante la tercera edad ayuda a reducir el deterioro cognitivo y a mantener una agilidad mental óptima.

Según ciertos estudios, la capacidad mental empieza a menguar a partir de los veinte años. Además, conforme avanza la edad de la persona, la capacidad de asimilar nueva información disminuye de manera exponencial y resulta mucho más difícil procesar cualquier tipo de aprendizaje.

actividades mentales ancianos

Aunque los resultados de estos estudios no resulten muy halagüeños, lo cierto es que, con una buena rutina de entrenamiento mental, se puede mejorar la capacidad de aprendizaje, de comprensión y de asimilación de cosas nuevas.

Una de las molestias más comunes en personas de la tercera edad es la pérdida de memoria. Olvidar pequeños detalles de manera frecuente desorienta y hace perder confianza en sí misma a la persona.

Tal y como estábamos comentando, con un buen cuidado personal y un ejercicio mental adecuado, la memoria mejora sustancialmente.

El cerebro, un órgano con capacidad de plasticidad

Las capacidades del intelecto no permanecen estáticas a lo largo de la vida. El cerebro se va modificando con el paso del tiempo debido a las propias experiencias, al entorno y a la estimulación a la que se ve sometido.

La disposición del cerebro a cambiar se debe a su plasticidad. Esta gran masa orgánica puede variar en función de las necesidades del cuerpo humano y generar nuevas conexiones neuronales según lo que requiera la persona.

Gracias a esta capacidad, el cerebro puede aprender nuevos datos o recuperarse de una lesión y superar las secuelas producidas por ella.

Durante los primeros años, la plasticidad cerebral es ciertamente increíble y permite a los niños adquirir todos los conocimientos necesarios para sobrevivir y desarrollarse en el mundo adulto. Con el paso de los años, esta aptitud de la mente va disminuyendo; sin embargo, mediante un entrenamiento adecuado, puede mantenerse en niveles adecuados y tener un intelecto ágil.

A continuación, vamos a describir una serie de ejercicios para mejorar el rendimiento intelectual, especialmente en personas mayores, aunque son aplicables para todas las edades.

Cómo ejercitar el cerebro y evitar el deterioro cognitivo

Con este tipo de ejercicios que proponemos a continuación, se conseguirá mejorar el rendimiento intelectual de manera progresiva, así como potenciar las capacidades de aprendizaje y la memoria.

Es importante conseguir la implantación de una rutina en el entrenamiento del cerebro. De nada sirve practicar durante muchas horas y no volver a hacerlo en varios días. Es mucho más recomendable comenzar con un par de ejercicios e ir repitiéndolos hasta tenerlos asimilados; una vez incorporados a la rutina diaria, se pueden ir introduciendo nuevas prácticas.

actividad mental ancianos

Aprender debe ser divertido, por lo que recomendamos escoger aquellos ejemplos que resulten más amenos o apetecibles. Veamos:

  • La lectura es una de las maneras más eficaces de tener la mente activa. Ya sea leyendo libros, prensa escrita o artículos en Internet, esta práctica favorece tener la mente despejada. Alternar diferentes tipos de textos y variar el grado de dificultad de los mismos puede hacer más interesante este reto mental.
  • Los juegos de mesa son tan entretenidos como beneficiosos para ejercitar el cerebro. Requieren un cierto grado de concentración y un esfuerzo de la memoria para poder aplicar las normas que permitan que el juego se desarrolle convenientemente. Además, también sirven para desarrollar una estrategia y generar conexiones neuronales a un nivel superior. Todo esto, sin contar que compartir el tiempo con familiares y amigos genera un bienestar muy provechoso para el cerebro.
  • Escuchar música mejora las funciones cerebrales a diferentes niveles. Las notas y los acordes estimulan las neuronas y mejoran el rendimiento, la concentración y la memoria. Además, la música genera sensación de bienestar y reduce el estrés. Asistir a conciertos de música en directo puede llegar a ser muy gratificante y positivo para una persona de la tercera edad.
  • Aprender nuevos idiomas nunca resulta fácil, pero supone un reto mucho mayor para personas de edad más avanzada. Asimilar un nuevo lenguaje mantiene la mente ágil y permite la comunicación con personas de otros países.
  • La aparición de nuevas tecnologías ha mejorado significativamente nuestras vidas. A pesar de ello, muchas personas mayores se resisten a aprender a usarlas, bien por miedo o bien por desconocimiento. Cada vez es más frecuente observar a personas mayores en clases de informática, utilizando el teléfono móvil o incluso abriendo una cuenta de Facebook. Tanto es así que los desarrolladores ya están creando aplicaciones específicas para personas mayores. El reto de utilizar la tecnología y adaptarse a sus rápidos cambios es una de las mejores herramientas de las que se puede disponer en la actualidad para tener una mente despierta.
  • Los juegos de palabras mejoran la memoria, favorecen la creatividad y aumentan la capacidad de procesamiento. Uno de los más simples, pero no por ello menos entretenido, es el siguiente: un participante dice una palabra y el siguiente debe responder con otra que empiece por la sílaba con la que acababa la anterior. Si se quiere dar más emoción y dificultad al reto, puede marcarse un límite de tiempo.
  • Resolver crucigramas, autodefinidos, sopas de letras, dameros, sudokus o problemas de lógica mejora la memoria, el ingenio y la capacidad de deducción y de análisis. Además, son buenos para aumentar la concentración y son muy entretenidos.

Ejercicios para mantener joven la mente hay multitud, lo importante es disfrutarlos e incorporarlos como una rutina más a nuestra vida para que tengan éxito. No se debe caer en el desánimo si las primeras veces los ejercicios resultan más complicados; el reto está en continuar intentándolo e ir mejorando cada día.

Porque no hay nada mejor que mantener un cerebro ágil para disfrutar de una calidad de vida elevada y de una existencia plena.

 

 

Cómo mejorar el rendimiento mental en la tercera edad
5 (100%) 1 vote

Te podría interesar