Beneficios de la luz solar en la tercera edad

Las claves para tener una vejez saludable son el ejercicio, la dieta, la activación de neuronas, saber técnicas de memoria, el control de enfermedades y beber lácteos. Si hay algo que no puede faltar, es tomar sol, como un hábito que debe adoptarse, así como una actividad diaria, ya que ayuda a obtener la vitamina D, tan necesaria en el metabolismo del calcio.

Los  ancianos suelen tener carencias de calcio que deben suplir con una alimentación rica en lácteos y sus derivados. Por otro lado, los expertos aseguran que tomar el sol con moderación aporta muchísimos beneficios para la salud, debido a que la síntesis de vitamina D se produce cuando la fracción ultravioleta B, es decir, la luz solar, entra en contacto con la piel. Y en España gozamos de muchas horas de luz solar anuales.

Beneficios de la luz solar en la tercera edad

Muchos son los estudios que determinan que tomar el sol moderadamente puede hasta reducir los riesgos de padecer algún tipo de cáncer, como los de colon, próstata y mama, así como también el de piel. Siguiendo los datos que aporta la OMS,  exponer los brazos y la cara al sol durante unos 30 minutos al día ya es suficiente.

Hay que tener en cuenta que con 15 minutos de sol ya favorecemos la calcificación de los huesos. Los expertos aseguran que la osteoporosis,  que sufre el 35 % de las mujeres mayores de 50 años, puede prevenirse con la exposición de luz solar durante 15 minutos, acompañada de una dieta que incorpore nutrientes ricos en vitamina D y calcio.

La recomendación para obtener vitamina D es combinar estas dos fuentes: la exposición al sol y dieta. En relación con el primer hábito, lo mejor es dar paseos y hacer ejercicios al sol, de forma moderada, para favorecer la asimilación de una cantidad mayor de vitamina D. Esto conseguirá que el cuerpo absorba mejor el calcio para los huesos y ayudará a evitar la osteoporosis. Lo que ocurre es que la forma inactiva de la vitamina D que hay en la piel se convierte en activa gracias a los rayos ultravioleta.

Aunque esto sea así, no es conveniente abusar del sol, sobre todo, desde las 12 a las 16 horas, que es cuando hay mayor intensidad de los rayos UVA. Hay que tomarlo moderadamente, que es, básicamente, una exposición solar de entre 15 y 20 minutos, y gracias a ello tendremos la cantidad necesaria de vitamina D para que los huesos se calcifiquen.

Importantes beneficios del sol para la salud

 

Aumento de la inmunidad

Cuando nos exponemos a la luz solar, nuestro cuerpo genera vitamina D para soportar el mejor funcionamiento de las células T, que son las contribuyentes al sistema inmunológico. El cuerpo es defendido por un sistema inmune fuerte contra todo aquel organismo invasor y extranjero.

Se ha descubierto que la vitamina D nos ayuda a modular una respuesta inmune y adaptativa, que es innata. La carencia de vitamina D está relacionada  con el incremento de la susceptibilidad a la infección y otras enfermedades autoinmunes.

Apoya directamente a los huesos sanos

Para los huesos sanos, la luz del sol es imprescindible. Ayuda al cuerpo a produzcir vitamina D, que también estimula la absorción del calcio, para que los huesos se fortalezcan. Esto conlleva que el riesgo de tener enfermedades óseas, como la osteoporosis y las fracturas, se reduzca. Muchos estudios arrojan la verdad sobre la carencia de vitamina D en el cuerpo. En el caso de los adultos, agudiza la osteoporosis y consigue que una enfermedad ósea conocida como osteomalacia sea más dolorosa. A mayor nivel de vitamina D, reducimos la tasa asociada a fracturas.

Te interesa: Andadores para ancianos

El envejecimiento ocular se retrasa

La vitamina D3 juega un papel determinante a la hora de prevenir la degeneración macular, que está relacionada con el envejecimiento. Se trata de la razón principal de la ceguera en los ancianos. Los ojos, ya envejecidos, reducen la inflamación al estar en contacto con el sol y se mejora la vistal.  Siguiendo los consejos que daremos se favorece la función visual:

  • Estar de pie, en una zona soleada durante la mañana, bien temprano. No utilizar gafas o lentillas.
  • Cerrar los ojos y dejar que la luz solar caiga sobre los párpados.
  • Sentir en los ojos el calor de los rayos solares y, con lentitud, mover los ojos de arriba abajo y de derecha a izquierda. Hacerlo una vez al día.

Actividades al aire libre para la tercera edad

Actividades al aire libre para la tercera edad

Para muchos que están en la etapa de la vejez, salir al aire libre y hacer ejercicio pueden ser unos desafíos, como causas de la fragilidad física que se suele tener a esa edad. Muchos se preguntan si son capaces de caminar sin ayuda, estar de pie o manipular con destreza objetos relacionados con la actividad física. Incluso, a veces, se duda sobre tener destreza para abrir una cremallera de la mochila por sí mismo.

Lo mejor es aprovechar los días de sol para salir al aire libre y practicar actividades que mantengan el cuerpo activo y el metabolismo en funcionamiento. Caminar es una oportunidad para hacer ejercicio y se recomienda siempre no ir por zonas empinadas, sino por caminos amplios. En la ciudad siempre hay parques acondicionados con senderos acordes a sus paseos.

Otras actividades interesantes

Pasear perros es beneficioso, por el tiempo que dedicamos junto con la compañía gratificante de un animal. También un viaje en un bote sentado puede implicar un cambio de ritmo interesante, en el que están en juego el equilibro y la movilidad. No olvidemos la pesca, que requiere esfuerzo físico, pero es una forma relajada de pasar una buena tarde al aire libre.

En definitiva, consejos asociados a los beneficios de tomar el sol por parte de las personas mayores.

Beneficios de la luz solar en la tercera edad
5 (100%) 1 vote