Las personas mayores y los accidentes domésticos: cómo evitarlos

La mayoría de los percances que sufren las personas mayores son accidentes domésticos. Muchas veces se piensa que en casa se está más seguro que en cualquier otro lugar, pero los peligros de accidente son mayores de lo que la mayor parte de las personas puede imaginar.

Los accidentes domésticos en personas mayores se deben, principalmente, a dos motivos. El primero y principal, a que sus condiciones físicas se van viendo mermadas con el paso del tiempo. El segundo, que los hogares no cuentan con instalaciones adecuadas a las necesidades que las personas mayores requieren, adaptadas a dichas condiciones, y que pueden servir para prevenir los accidentes o minimizar sus consecuencias.

¿Qué accidentes domésticos son los más comunes?

Los accidentes domésticos más comunes en las personas mayores son las caídas. Los motivos de éstas, normalmente, se deben a una conjunción entre la pérdida de facultades físicas, como de vista o de equilibrio, y la falta de adecuación del hogar a dichas facultades mermadas.

Las consecuencias de las caídas también pueden resultar graves, sobre todo en personas de mayor edad. Una de las lesiones que más preocupan a los ancianos son las roturas de cadera, algo muy común en las caídas, aunque también puede haber otro tipo de lesiones, como fracturas de muñeca, golpes, etc.

Es cierto que las caídas resultan muy peligrosas, ya que según la agilidad y los reflejos de la persona que la sufre, las consecuencias pueden ser muy graves.

Otros de los accidentes domésticos más habituales son los ocasionados por despistes, y que suelen conllevar mayormente quemaduras e intoxicaciones. Es decir, los olvidos relacionados con los fuegos de la cocina, con el horno, con la calefacción, con los alimentos e, incluso, con los medicamentos. Estos despistes pueden suceder a cualquier edad, pero es cierto que las personas mayores son más propensas a los despistes y a necesitar de mayores cantidades de medicación, con los riesgos que esto supone.

¿Cómo se pueden prevenir los accidentes domésticos?

Lo primero que se ha de pensar a la hora de planificar la prevención de accidentes domésticos es en el acondicionamiento del hogar. Las viviendas normales no suelen estar adaptadas a las necesidades de las personas mayores, y es conveniente actualizar sus instalaciones y hacer reformas para aumentar la seguridad y la movilidad de éstas.

Según FACUA, entre las cuestiones que más pueden influir en los accidentes domésticos de las personas mayores, podemos encontrar las siguientes:

La iluminación

Una correcta iluminación facilita mucho las cosas a las personas mayores, cuya vista suele ser más débil y que no identifican los obstáculos y las distancias con tanta precisión como los jóvenes y adultos.

Puertas y ventanas

En la medida de lo posible y para facilitar la movilidad, las puertas han de tener una anchura de al menos 80 centímetros. En cuanto a las ventanas, es mejor que sean correderas, para evitar posibles accidentes al abrirlas o con las corrientes por el viento.

Mobiliario

Los muebles y accesorios de la casa también pueden resultar una molestia y un peligro para las personas mayores que padezcan de problemas de movilidad o que no tengan demasiada agilidad ni reflejos. Lo mejor es reducir lo máximo posible la presencia de éstos y dejar más espacios diáfanos. También es conveniente prescindir de las alfombras, y que los sillones y sillas cuenten con respaldos y apoyabrazos. Pueden parecer detalles sin importancia, pero cada uno de ellos aporta su granito de arena.

Te interesa: Andadores para Ancianos

Dormitorio

En el dormitorio también es recomendable dejar espacios para favorecer la movilidad, y que la altura de la cama sea la adecuada a las necesidades personales de los ancianos. Lo mismo sucede con la mesilla y con los armarios, que han de contar con la altura y la facilidad de acceso propicias.

Cocina

La cocina puede ser uno de los puntos más críticos de las casas en lo que a accidentes domésticos respecta. Lo ideal es cambiar el suelo por uno con superficie antideslizante, y también contar con detectores de humos y escapes de gas. Por supuesto, también hay que intentar que el mobiliario de la cocina facilite el acceso a los utensilios que se usen con mayor frecuencia, para evitar esfuerzos y movimientos peligrosos.

Baños

Las caídas en las duchas y en las bañeras son también un clásico en lo que concierne a los accidentes domésticos. Por esta razón, hay que tratar de minimizar los peligros en estos espacios. Para empezar, al igual que en la cocina, tratar de contar con una superficie antideslizante o, al menos, unas alfombrillas dentro y fuera de la ducha o bañera. También es buena idea colocar barras de apoyo, para tener un lugar donde sujetarse en el caso de tener poca fuerza y poco equilibrio. Y, por supuesto, adaptar las bañeras o cambiarlas por duchas también reducen el riesgo de caídas y accidentes en el baño.

Te interesa: Sillas de ducha para ancianos y discapacitados

Otras medidas de prevención ante los accidentes domésticos

No todo depende de las instalaciones en el hogar. Para prevenir los accidentes domésticos también hay que poner en práctica determinados hábitos y cuidados relacionados con el estado de forma y la salud.

Por este motivo, la correcta alimentación de las personas mayores también es algo esencial. Una nutrición adecuada siempre ayudará a conservar la salud y a retrasar los efectos del envejecimiento.

El estado de forma físico también es importante, y por eso es recomendable practicar ejercicio al menos todas las semanas. De esta forma, se reforzará la musculatura, se entrenará la agilidad y se tendrá más resistencia en los huesos ante posibles percances.

De un modo similar, mantener la mente activa también ayuda, tanto por potenciar la concentración y la memoria como por evitar caer en estados de depresión que provoquen distracciones.

Por último, hay que tener en cuenta que, ante posibles accidentes domésticos, es recomendable contar con un botiquín en casa, para poder atender a pequeñas lesiones, como cortes y quemaduras, y también teléfonos adaptados para personas mayores, de modo que puedan avisar a los seres cercanos o a los servicios de emergencia en caso de necesidad.

Las personas mayores y los accidentes domésticos: cómo evitarlos
5 (100%) 1 vote

Te podría interesar