Cómo saber si está bien en la residencia de ancianos

Cuando tenemos a nuestro padre o nuestra madre en una residencia, una de nuestras preocupaciones es saber que están bien y que reciben los cuidados necesarios en esta etapa de la vida. Elegir una residencia profesional no solo incrementa la felicidad del mayor, sino nuestra propia felicidad. Nos sentimos mejor cuando sabemos que nuestros seres queridos están bien en su entorno habitual. ¿Cómo podemos estar seguros de que nuestro familiar está en un centro profesional que cuida de los residentes de verdad?

Condiciones de una residencia profesional

Cómo saber si está bien en la residencia de ancianos

1. En este caso, debemos observar si nuestro familiar mantiene una estabilidad o, por el contrario, ha sufrido un deterioro físico o emocional en un breve margen de tiempo sin una causa aparente. Por ejemplo, es aconsejable comprobar que participa con normalidad de las actividades de ocio organizadas por el centro, que se mantiene activo en sus rutinas de siempre y muestra una actitud positiva ante el presente. Cuando el mayor se siente integrado en su entorno más cercano, su estado vital es alegre

2. La comunicación entre los familiares y el centro es un valor fundamental para el cuidado de los mayores. Por esta razón, cuando observamos que los profesionales de la residencia ofrecen información transparente y personalizada sobre el estado y evolución de nuestro ser querido, cuando nos hablan de él como alguien único y no como un simple número, entonces, esta personalización muestra la importancia del trato humano que es determinante en una residencia. Por tanto, conviene observar que los profesionales de la residencia tienen una disposición de atención continua.

3. Una residencia proyecta una imagen de sí misma incluso en la propia estética del lugar. Por esta razón, debes comprobar las condiciones de higiene y limpieza de las distintas estancias, el orden que proyecta cada zona común y la habitación del mayor. La residencia es el hogar de nuestro familiar, por esta razón, como si se tratase de una casa, es muy importante comprobar la armonía del entorno en la colocación del mobiliario. Debemos valorar especialmente que la residencia tenga una zona exterior de jardín en donde los mayores puedan salir a pasear en un entorno seguro y relajante.

4. A través del cine también podemos obtener lecciones de aprendizaje valiosas sobre cómo identificar una residencia de calidad. La película “¿Y tú quién eres?” protagonizada por Manuel Alexandre y José Luis López Vázquez cuenta la bonita historia de dos ancianos que hacen amistad en una residencia que transmite la profesionalidad de un centro en el que lo más importante es la felicidad de los mayores.

5. Es muy importante que, como familiares, tengamos una presencia activa en el centro y visitemos a nuestros seres queridos con frecuencia, porque así podremos observar con atención el clima emocional que se respira en el centro. Un síntoma de una residencia profesional es la estabilidad en la plantilla, por el contrario, la rotación constante por parte del personal es un síntoma negativo, ya que los mayores tienen que estar adaptándose continuamente a nuevas personas y esto produce una inestabilidad emocional. Una residencia de calidad es aquella que cuida no solo de los residentes, sino también del personal contratado.

6. Pero además, es muy recomendable que aprovechemos los momentos de visita al centro no solo para estar con nuestros seres queridos, sino también para acompañar a otros residentes que no tienen familia que les visite. Es decir, una residencia profesional es aquella que cuida de la felicidad de sus mayores, tanto si tienen un amplio círculo social, como si no lo tienen.

7. Debes comprobar si el centro respeta los horarios establecidos en su rutina. También en relación con el horario de visita. Además, debemos informarnos sobre cuál es el catálogo de servicios de la residencia de mayores. No solo para conocer la oferta de servicios disponibles en el centro, sino también para poner en relación esta oferta con el precio mensual de la residencia.

8. Nuestra implicación en el centro es de suma importancia, por tanto, también debemos informarnos sobre las distintas opciones de comunicación. Especialmente, para que aquellos seres queridos que viven lejos puedan mantener un contacto regular con el familiar. Por ejemplo, es especialmente importante que la residencia muestre disponibilidad para la comunicación a través del teléfono.

9. Muchos mayores pasan mucho tiempo frente a la televisión como forma de entretenimiento habitual. Sin embargo, debemos valorar especialmente la agenda de ocio de aquella residencia que ofrece un catálogo de actividades de estimulación cognitiva. También es un buen síntoma observar que los profesionales del centro mantienen conversaciones con los residentes en un claro gesto de convivencia familiar. Palabras de cariño que son necesarias incluso aunque el residente esté incapacitado para expresarse por algún motivo. Este es el ingrediente esencial para el cuidado del mayor: el humanismo.

10. La salud es uno de los valores más importantes en el cuidado de los mayores. Por esta razón, conviene valorar si la residencia dispone de servicio de enfermería y atención médica habitual.

Habitación de la residencia de ancianos

Habitación de la residencia de ancianos

En una residencia de ancianos existen zonas comunes y otros espacios individuales. Entre ambos debe existir un equilibrio constante, una armonía común. Por ejemplo, debemos informarnos sobre si la residencia nos da permiso para personalizar el dormitorio del mayor con algún detalle más personal. Hemos escrito un artículo con consejos para personalizar la habitación de la residencia de ancianos. Es positivo para nuestro familiar que disfrute de un espacio que siente como propio y no como un entorno impersonal.

Pero, especialmente, para saber si los residentes están bien cuidados en una residencia de ancianos, debemos fiarnos de nuestra propia intuición y sentido común. Es muy importante elegir una residencia de ancianos que no cae en los estereotipos negativos del edadismo, es decir, de la discriminación por edad. Sino que se trata de un centro que ofrece una visión positiva de las personas de la tercera edad como seres que están en un momento de plenitud vital en tanto que el presente es el mejor regalo.

Estos consejos pueden servirnos de ayuda para valorar la calidad de una residencia más allá de aquello que nos digan los profesionales del centro.

Cómo saber si está bien en la residencia de ancianos
Valora este artículo

Te podría interesar