Cómo escoger la mejor residencia para ancianos

Tras una vida entera de trabajo intenso y mil sacrificios, al alcanzarse cierta edad, las personas mayores pueden llegar a sentir que no son capaces de cubrir muchas de sus necesidades por sí mismos. Al mismo tiempo, sus familiares viven en casas pequeñas y sufren horarios exigentes, mientras sus hijos pequeños requieren del poco tiempo libre que les queda: por más que ellos así lo quieran, no podrán ayudar como se merecen. Puede que entonces, una persona mayor se debata en torno a una importante pregunta: ¿es mejor mudarse a una residencia que permanecer en casa?

residencia ancianos

Llegar a hacerse esta pregunta no debe percibirse como algo negativo: esto supone solamente una etapa más, en la que la vida del anciano va a desenvolverse en un lugar especialmente acondicionado que le facilite y mejore sus condiciones de existencia. Sin embargo, eso no significa que escoger una residencia para ancianos sea algo que deba hacerse a la ligera.

Cómo escoger la residencia para ancianos adecuada

Por más que la necesidad de una residencia se haya vuelto urgente, es importante tener en cuenta que cada centro cuenta con sus propios servicios, estilo de cuidado y precios. Nada  debe pasarse por alto. Informarse, pedir consejo a familiares y amigos, y visitar varios centros es un buen primer paso antes de decantarse. Serán los factores más importantes a tener en cuenta antes de ingresar en una residencia de ancianos:

La mayor parte de las residencias para ancianos en España son privadas, lo que conlleva un desembolso que no todas las familias pueden permitirse. Conseguir plaza en una residencia pública es muy complicado, y suele estar ligado a los casos de alto grado de dependencia. Aunque la Administración Pública establece unos precios máximos para evitar abusos, las residencias privadas suelen fijar el precio máximo permitido: por este motivo, se debe comparar antes de decidir. Por otra parte, los precios pueden verse incrementados en dos casos hipotéticos: por la actualización del IPC, o debido a la existencia de cláusulas por el empeoramiento del estado de salud. En el segundo de los casos, ante un deterioro repentino de salud, el nuevo precio puede volverse inasumible. Es importante determinar el precio máximo que se está dispuesto a pagar.

Lee también: Móviles y smartphones para mayores

Servicios, un punto clave

Los servicios que pueden ofrecer los trabajadores del centro van desde los más necesarios (asistencia médica, psicológica, fisioterapia, trabajos sociales…) hasta los más superfluos (servicios de masaje y spa, y realización de actividades y viajes periódicos). Valorar todas las opciones que ofrece el centro, así como cuáles se incluyen en el precio y cuáles no, puede ser un factor decisivo para decantar la elección.

mejores residencias de ancianos

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta debe ser la comodidad, tanto material como personal:

La amplitud de espacios y su acondicionamiento han de dar respuesta a las necesidades concretas de cada anciano: escaleras, comedores, ascensores o cuartos de baño deben permitir el máximo confort.

Cada residencia tiene su propio ambiente, y es fundamental encontrar el más adecuado a la personalidad, deseos y aficiones: no es lo mismo un ambiente familiar y cercano, que otro en el que se mantengan las distancias y las formas.

Otro factor relevante a la hora de determinar la comodidad, es la confianza que sea capaz de trasmitirle el centro: desde su director, hasta los empleados. Y esto tiene que ver tanto con la calidad humana como con las competencias profesionales que sean capaces de ofrecer.

Aspectos a tener en cuenta:

Existen un par de documentos que deben ser leídos y plenamente comprendidos antes de escoger el centro, pues su contenido puede determinar qué residencia se adapta mejor o peor a cada anciano:

  • El contrato asistencial: se incluyen los derechos y obligaciones de ambas partes. Si algún aspecto resultara ser confuso o ambiguo, siempre es mejor consultar antes que firmar lo que no se comprende. No vaya a ser que se acepte lo que no se quiere.
  • El Reglamento de Régimen Interior: en este documento, se encuentran los horarios de vida y visita, las condiciones de admisión y de baja, así como las normas de convivencia establecidas por la residencia. Firmar el contrato asistencial supone la aceptación automática de este segundo documento,.

Se estima que una residencia geriátrica es la mejor opción para un 5% de la población mayor de 65 años. Es importante tomarse el tiempo que sea necesario para pensar qué es lo que se busca realmente: cada anciano tiene sus propias preferencias, necesidades y exigencias. Aclarando todos estos conceptos previos, la decisión que mejor se adapte a cada caso se va a ver enormemente facilitada. No hay que olvidar que lo fundamental es que el anciano se sienta a gusto,  como en su propio hogar.

Cómo escoger la mejor residencia para ancianos
5 (100%) 1 vote

Te podría interesar