Cómo crear una habitación acogedora en una residencia para ancianos

Una residencia es el nuevo hogar de aquellos mayores que disfrutan su presente en este espacio de bienestar. Por esta razón, cuando tenemos un familiar ingresado en una residencia de ancianos, hay que prestar atención especial en comprobar que su dormitorio cubre sus necesidades, sino que también ofrece la estabilidad emocional de un entorno funcional y estético. Esta belleza exterior del espacio también influye en el estado de ánimo interno.

Condiciones necesarias en la habitación

Consejos para personalizar la habitación de la residencia

  • 1. Es recomendable que la habitación tenga una buena fuente de luz natural. La luz solar produce un efecto de bienestar en el estado de ánimo. Una habitación con luz natural transmite alegría. Y además, también aumenta la sensación visual de amplitud en el dormitorio. Ingredientes que mejoran la calidad de vida del mayor.
  • 2. En una residencia de ancianos podemos observar zonas comunes y otros espacios individuales. De este modo, es muy positivo que el familiar observe su dormitorio como un espacio de intimidad en el que disfrutar de sus instantes de soledad. De este modo, la residencia, al igual que el hogar, tiene ámbitos de reunión y encuentro con los demás, pero también una zona de descanso totalmente personalizado.
  • 3. Podemos hablar con los profesionales de la residencia para informarnos sobre si podemos personalizar con algún detalle la habitación para crear ese clima de hogar. Por ejemplo, podemos poner alguna fotografía familiar decorando la estancia. Además de ello, en caso de que la habitación no tenga incorporada una televisión, podemos consultar si podemos encargarnos de colocarla. Ya que la televisión ofrece compañía y entretenimiento a nuestro ser querido, al igual que ocurre en la propia casa. Del mismo modo, es recomendable colocar una radio para que pueda disfrutar de los contenidos semanales. Y si lo consideramos necesarios, también podemos facilitar a nuestro familiar un ordenador portátil para que pueda entretenerse con contenidos online.
Es recomendable pedir opinión a nuestro familiar, puesto que es él quien va a disfrutar de este espacio
Es recomendable pedir opinión a nuestro familiar, puesto que es él quien va a disfrutar de este espacio.
  • 4. Por tanto, para decorar la habitación de la residencia es recomendable que previamente analicemos cuáles pueden ser las necesidades específicas de nuestro familiar. De este modo, una vez elaborado este catálogo de necesidades, podemos tomar las decisiones más adecuadas para solucionar estos puntos de vulnerabilidad.
  • 5. En una residencia de mayores, las habitaciones pueden ser dobles o individuales. Sin embargo, incluso aunque se trate de una habitación compartida, nuestro familiar debe tener su propia zona de uso personal a través de una distribución eficaz del espacio.
  • 6. El baño incorporado en la habitación debe ofrecer un servicio geriátrico, es decir, debe tener todas las comodidades necesarias para tratar a aquellos pacientes que tienen algún problema de movilidad.
  • 7. Podemos observar la calidad de las vistas de la habitación, ya que para el mayor es un placer asomarse a la ventana y disfrutar del horizonte. La calidad de las vistas depende, en gran medida, de la estética del lugar.
  • 8. Otro de los aspectos esenciales para hacer sentir a la persona mayor como si estuviera en su propia casa es el mobiliario ergonómico que se adapta a las necesidades corporales del mayor. Por ejemplo, es especialmente recomendable que la habitación tenga una cama articulada. Además, el mobiliario debe estar colocado de tal modo que no obstaculice las zonas de paso para que pueda pasear.
  • 9. Nuestro familiar necesita un espacio de almacenaje para guardar la ropa, libros, recuerdos y objetos personales que quiera tener en la habitación. Por esta razón, el armario, la mesilla y los cajones son esenciales para ofrecer este servicio. De este modo, la persona puede disfrutar de su habitación como un lugar en el que gozar de actividades propias como, por ejemplo, leer una novela o una revista.
  • 10. Los colores de un entorno producen un efecto anímico a partir de la colorterapia. Por esta razón, también podemos añadir pequeñas notas de color a través de detalles sencillos, por ejemplo, algún cojín.

Te interesa: Colchones antiescaras

Cómo hacer de la habitación un hogar

Cómo crear una habitación acogedora en una residencia para ancianos

Sin embargo, para tomar estas decisiones, es recomendable pedir opinión a nuestro familiar, puesto que es él quien va a disfrutar de este espacio. Uno de los errores más frecuentes en el trato hacia los mayores es la tendencia a tratarles como si fuesen niños. Sin embargo, debemos recordar que nuestros seres queridos tienen un criterio propio y capacidad de decisión, al margen de la edad. Si nuestro familiar sufre algún tipo de demencia, entonces, la situación es distinta. En ese caso, podemos inspirarnos en sus gustos personales, puesto que los conocemos a partir de la experiencia de una vida en común.

Para que el familiar también sienta que la habitación es un espacio acogedor, también es recomendable que cuando acudamos a visitarle, haya momentos en los que estemos allí con él. De este modo, la propia habitación se impregna de recuerdos a través de los momentos compartidos en común en esta nueva etapa.

Cómo crear una habitación acogedora en una residencia para ancianos
Valora este artículo

Te podría interesar