Qué hay que saber sobre el síndrome de la vejiga hiperactiva

¿Qué es el síndrome de la vejiga hiperactiva? Básicamente, constantes ganas de orinar, pensar que no vamos a llegar al baño a evacuar, o tener perdidas de orina, ya sea al caminar, al toser, al estornudar, etcétera.

El síndrome de la vejiga hiperactiva es un problema que afecta a gran parte de la población, prácticamente 1 de cada 8 personas lo sufre. Sobre todo las personas mayores y las mujeres, ya que está relacionado con la pérdida de tono muscular en el suelo pélvico, debido a los embarazos.

Según señala la International Continence Society (ICS) este síndrome puede afectar a la salud emocional de quien lo padece y se incrementa con la edad. Además esta relacionado con problemas neuronales, ya que es el cerebro quien controla la vejiga.

 

Si usted padece alguno de los siguientes síntomas, entonces usted puede sufrir el síndrome de la vejiga hiperactiva y debería consultarlo con su médico o algún profesional de la salud:

1. Orinar 8 o más veces al día o dos o más veces por la noche.
2. Ganas repentinas de orinar.
3.Incontinencias de orina.

Las causas concretas de este síndrome se desconocen, pero podrían estar relacionadas con problemas en los nervios, debilidad en el suelo pélvico, obesidad, diabetes, sedentarismo, infecciones, tabaquismo e incluso beber mucho café o muchas bebidas diuréticas.

Parece ser que la causa física más probable sea la debilidad en el músculo que controla el flujo de orina. Concretamente el músculo detrusor. En una vejiga sana, este músculo se contrae cuando la vejiga se encuentra llena de orina y entonces sentimos las ganas de ir al baño. En cambio, en una vejiga con el síndrome de la vejiga hiperactiva el músculo detrusor se contrae antes del llenado completo de la vejiga, lo que hace que vayamos corriendo al baño para hacer muy poca orina, pero muchas veces al día.

El principal problema de este síndrome es que está poco estudiado, ya que muy pocas personas reconocen sufrirlo, por vergüenza, temor o pena, y otro tanto de los afectados se piensa que es normal y entonces no lo considera un problema de salud.

Según reconoce el presidente de la Sociedad Mexicana de Urología, el doctor Jesús Torres: «Existen casos muy graves de esta enfermedad, se han detectado pacientes que pueden llegar a ir hasta 25 veces al baño en el día y 15 veces por la noche.»

El síndrome de la vejiga hiperactiva se puede prevenir, siempre que este sea causa de un traumatismo o de alguna enfermedad en concreto. Las siguientes recomendaciones le pueden ser de utilidad si usted padece este síndrome o si desea prevenirlo:

1. Realizar ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico. Como son los ejercicios de Kejel.
2.Llevar una dieta sana y equilibrada.
3.Evitar el consumo de bebidas diuréticas.
4.Dejar de fumar.
5.Realizar ejercicio físico de manera habitual.

Te interesa también: Colchones antiescaras

Obtener un diagnostico es muy importante, por eso si usted sospecha que sufre de vejiga hiperactiva, consulte con su médico para así poder obtener un tratamiento adecuado y mejorar su calidad de vida. Su médico también podría recetarle algún tratamiento farmacéutico, básicamente un remedio que relaje los músculos y los nervios (pastillas, líquidos o parches).

Desde hace muy poco tiempo se utiliza el bótox (concretamente la toxina botulínica) en el tratamiento el síndrome de la vejiga hiperactiva, la toxina se inyecta en el músculo de la vejiga.

Siempre es recomendable empezar a probar los tratamientos sin fármacos, ya que los medicamentos también pueden causarle otros efectos, los llamados efectos secundarios, con los que habría que lidiar luego. Estos efectos pueden ser estreñimiento así como también ojos y boca secos.