Glaucoma en personas mayores: prevención, cuidados y tratamiento

El glaucoma es una enfermedad del ojo que hace a los individuos perder la visión de forma gradual. Especialmente extendido entre las personas mayores, su identificación tan solo es posible con revisiones oftalmológicas rutinarias, pues por regla general no existen síntomas de salud demasiado evidentes, pudiendo hacer que los afectados pierdan la visión de forma repentina.

Tras el diagnóstico, el correcto tratamiento del glaucoma es de vital importancia para evitar una posible ceguera, por lo que una detección temprana de la enfermedad y unos correctos cuidados pueden ayudar a que las personas afectadas por esta dolencia puedan preservar, al menos en parte, su visión.

Tras los numerosos estudios realizados en este campo, se ha llegado a la conclusión de que la presión interocular elevada es la causa que desemboca en el glaucoma en personas mayores. No obstante, también se han certificado otros factores de riesgo que pueden generar la pérdida de visión a causa del padecimiento del glaucoma.

En este escenario, la alimentación saludable se postula como una de las principales armas para prevenir el glaucoma. Del mismo modo, una correcta higiene visual ayudará a su prevención, sobre todo en una época en la que las nuevas tecnologías son parte de nuestro día a día. Por ejemplo, programar descansos cuando se trabaja frente a un ordenador puede ser una decisión eficaz en la prevención del glaucoma.

enfermedades vision

Síntomas del glaucoma en personas mayores

Aunque los síntomas del glaucoma en personas mayores no se manifiestan de forma extremadamente expresiva, sí existen indicios que nos pueden dar pistas sobre la aparición de esta dolencia a través de diferentes síntomas comunes. En este sentido, son seis las evidencias que pueden estar íntimamente relacionadas con la aparición del glaucoma.

1.Puntos ciegos en el campo de visión relacionados con la visión lateral o periférica.

2.Visión nublada.

3.Pupilas más dilatadas de lo que es habitual en estado normal.

4.Molestias y ardores en los ojos.

5.Aparición de efectos de chispas en los ojos sin motivo aparente.

6.Pérdida gradual de visión, así como defectos en la amplitud de campo visual.

Posibles causas del glaucoma

La tensión ocular que desemboca en la aparición del glaucoma puede ser debida a diversas causas relacionadas con la aparición de esta enfermedad:

1.Edad avanzada, por lo que el glaucoma cobra especial preponderancia en personas mayores.

2.Herencia genética y antecedentes familiares que estén relacionados con esta dolencia.

3.Padecimiento previo de miopía.

4.Hipertensión y diabetes.

5.Desequilibrios emocionales, por lo que la salud mental también se posiciona como un factor de riesgo.

6.Alimentación deficiente y no equilibrada.

Tratamiento

Dependiendo del tipo de glaucoma, existen diferentes tratamientos, como es el caso de la iridotomía con láser, la iridectomía periférica e incluso la cirugía de derivación acuosa. En este sentido hay que prestar especial atención a los efectos secundarios que puedan derivarse del consumo de los medicamentos o de la propia cirugía.

Sobre el uso terapéutico de la marihuana, es cierto que está comprobado que su consumo reduce la presión intrerocular, pero solo por un período de tiempo corto y limitado, pudiendo generar otro tipo de problemas para la salud de los pacientes.

Prevención

No existe una forma milagrosa de prevenir la aparición del glaucoma, pero sí es posible reducir su probabilidad de aparición en las personas mayores siguiendo ciertas prácticas de conducta relacionadas con hábitos saludables.

En este sentido, es importante practicar ejercicio con regularidad y llevar una dieta adecuada. Del mismo modo, es capital reducir la exposición directa al sol y llevar gafas protectoras.

También es vital reducir a la mínima expresión el consumo abusivo de cafeína, pues es sabido que se trata de uno de los mayores desencadenantes del glaucoma, así como el tabaco, las harinas blancas o la bollería industrial.

Por su parte, existe una amplia gama de alimentos que jugarán en nuestro beneficio para prevenir la aparición del glaucoma. Hablamos de las frutas y las verduras que sean ricas en vitamina C, así como el aceite de germen de trigo, el maíz, el albaricoque, los frutos secos y las aceitunas verdes.

Frutas depurativas

Mención aparte por sus beneficios para la salud en general y para la aparición del glaucoma en particular merecen las frutas depurativas. Ayudan a eliminar toxinas y las diferentes sustancias que trastocan el funcionamiento de los órganos vitales. Por ello, productos como la uva, el arándano, la fresa, la naranja o la papaya son un complemento perfecto para una dieta preventiva del glaucoma.

Chequeos rutinarios

Para una detección precoz del glaucoma en personas mayores se recomienda acudir al oftalmólogo una vez al año con el objetivo de realizar un chequeo rutinario que pueda advertir no solo sobre esta enfermedad, sino también con cualquier otra dolencia relacionada con los ojos.

Como conclusión, al margen de la herencia genética, se recomienda llevar un estilo de vida saludable con hábitos que conjuguen una completa alimentación, ejercicio físico e higiene visual para evitar padecer glaucoma o, al menos, retrasar su aparición.