Estos son los destinos perfectos para viajar en la tercera edad

La tercera edad ya no es lo que era. Cada vez más alejados de la imagen de ancianos que no salían de casa, los mayores del siglo XXI son activos y están dispuestos a vivir aventuras. Cursos de informática o idiomas, clases de música o baile y todo tipo de aficiones llenan la agenda de muchas personas ya jubiladas. Viajar, en la tercera edad, es otra de las actividades preferidas.

Además de los tradicionales viajes del Imserso, los cruceros, los circuitos culturales y el turismo de naturaleza aparecen hoy como destinos atractivos para los mayores. La importancia de este cambio de hábitos ha llevado a las agencias de viajes a ofrecer paquetes especiales para la tercera edad. Y es que, en esta etapa de la vida, se pueden cumplir muchos deseos pendientes y es posible realizar viajes que se habían quedado en proyectos y vivir experiencias sin prisas; en grupo, en pareja e, incluso, en solitario.

Crucero-personas-mayores

5 propuestas para viajar en la tercera edad

Para muchos mayores decididos a aprovechar cada día, hay múltiples opciones a la hora de elegir destinos para viajar. Como es lógico, los gustos y el estado físico pueden ser factores que influyan en la decisión, pero casi todos los mayores podrán encontrar alguna utilidad en las siguientes 5 propuestas para viajar en la tercera edad.

1. Crucero

Uno de los clásicos del turismo para los mayores es disfrutar de un relajante crucero. Las embarcaciones son auténticas ciudades flotantes, con muchas actividades para la tercera edad y unas instalaciones totalmente accesibles. Entre los cruceros preferidos, destacan los que recorren el Mediterráneo. Por ejemplo, la costa italiana, el Adriático o las islas griegas cuentan con circuitos de ofertas muy variadas.

Pero, en lo que respecta a cruceros, no hay nada escrito. Para los mayores que prefieren destinos más exóticos, hay rutas por el Nilo, en invierno; o los espectaculares fiordos noruegos, en verano. Otra opción más romántica es apuntarse a un crucero en un barco velero. Hay muchos destinos con este tipo de barcos de lujo. Los cruceros permiten conocer casi cualquier zona litoral del planeta y sus principales ciudades. Todo ello con una atención exquisita y todas las comodidades.

2. El ‘Grand Tour’

Antes de que el turismo existiera como una actividad de ocio, las clases pudientes británicas tenían la costumbre de realizar un viaje iniciático por Europa. Era habitual hacer un trayecto desde la costa francesa o la de los Países Bajos, cruzando Francia hasta llegar a Italia. Hoy esta ruta aprovecha las buenas redes de ferrocarril y en cualquier agencia de viajes es posible organizar un buen itinerario, para disfrutarlo sin prisas.

3. Europa central

Hacer una ruta por las ciudades históricas de Europa es casi una obligación. Suiza, Alemania, Austria, Eslovaquia o la República Checa ofrecen una mezcla única: pueblos y ciudades con su casco histórico bien conservado, junto a bosques y lagos que parecen sacados de un cuento.

4. Balnearios

Otro clásico del turismo de la tercera edad es pasarse unos días en un balneario. En todos los países hay instalaciones adaptadas para los mayores, con actividades y cuidados para mejorar la salud y en unos entornos espectaculares.

5. Pueblos de España

En los últimos años, ha venido creciendo la oferta turística de alta calidad en el medio rural español. Muchos pueblos se han restaurado y mejorado, a la vez que se han abierto hostales, hoteles y casas de turismo rural. No dejan de crecer las ofertas de rutas para descubrir la España más rural, así como sus valores gastronómicos y paisajísticos. Una opción perfecta para pequeñas escapadas.

turismo-espada

Te interesa: Andadores para ancianos

5 destinos preferidos de la tercera edad

Hay ciudades y destinos muy populares, que, a veces, se quedan en el tintero. La tercera edad es una época perfecta para cumplir esos deseos pendientes. Entre estos sitios preferidos por los mayores, sobresalen estos 5 destinos.

1. Las pirámides de Egipto

África sigue siendo un lugar que atrae. Sobre todo, las pirámides egipcias, que están en casi todas las listas de asuntos pendientes. Hay muchas ofertas para combinar este destino con otros cercanos, como una visita a la histórica isla de Malta.

2. Jerusalén

La Ciudad Santa de las tres religiones principales es un referente para creyentes y no creyentes. Muchos viajes de la tercera edad se dirigen hacia Jerusalén y otras ciudades emblemáticas de la zona.

3. Roma

Y de la Ciudad Santa a la Ciudad Eterna. Roma también es un destino clásico para el turismo de la tercera edad y hay muchos paquetes vacacionales para conocer su Historia e impresionante oferta cultural.

4. París

Otra ciudad mítica es París. No puede faltar entre las propuestas de lugares que deben ser visitados. Aquí también hay una gran oferta cultural y rutas interesantes para conocer. Por ejemplo, el impresionante Palacio de Versailles. Un destino de lujo y, además, muy cercano.

5. Nueva York

Una ciudad estrella, entre los destinos turísticos, es Nueva York. Muchos mayores aprovechan el tiempo libre para disfrutarla con calma, ya que el viaje es largo. Se puede combinar con una estancia en Miami, que ofrece también muchas posibilidades de ocio, y el clima es mucho más agradable.

viajar-nueva-york-ancianos

Características de los viajes en la tercera edad

Entre las precauciones que se deben tomar para viajar en la tercera edad, hay que valorar las relacionadas con la salud y accesibilidad. El turismo de mayores tiene unas características propias que lo diferencian del resto. Los operadores saben que los mayores realizan compras más informadas y menos impulsivas. Además, aunque están dispuestos a pagar por la calidad, son exigentes con el servicio. Como los mayores tienen todo el año libre, pueden aprovechar los precios más baratos de las temporadas bajas. Por esta razón, hay muchas ofertas para mayores fuera de temporada.

Los mayores deben asegurarse de que, en la oferta de la agencia, se incluya un buen seguro médico. Además, hay que comprobar la existencia de menús especiales y, si es posible, llevar un informe médico en inglés, en el que se incluyan las enfermedades que se padezcan. Con esas precauciones y una buena planificación, para evitar situaciones de estrés, es posible vivir unos viajes muy agradables en esta etapa, que solo es la antesala de la cuarta edad.