La soledad en los ancianos, mejores formas de ponerle remedio

A la soledad se le suele llamar el «enemigo silencioso». Las personas de la tercera edad pueden verse afectadas por este mal compañero de viaje, y en determinadas ocasiones, las causas pueden ser diversas. Por poner un ejemplo, desde haberse quedado viuda, o tener el sentimiento de ser un estorbo para los demás, esta soledad debe y puede ser combatida,

Afortunadamente, las personas mayores llegan cada vez de manera más fácil a una buenas condiciones de salud en el ocaso de la existencia. El aumento de la esperanza de vida y la diversificación de una buena oferta para personas mayores hace posible que poner coto a la soledad sea más fácil que nunca. Todo sea por evitar males mayores, como caer en estados depresivos. Vayamos a descubrir cuáles son las mejores alternativas a estar en casa viendo la televisión o no hacer nada.

combatir soledad

Cómo poner freno a la soledad

Realizar actividades deportivas

El deporte adaptado es una buena forma de mantener la cabeza ocupada y el cuerpo en buen estado físico.Tomar la rutina de acudir a Pilates o realizar algún tipo de ejercicio.  Con ello esta persona toma la rutina semanal o diaria de «tener que hacer algo«, y si es en compañía de otras personas será mucho mejor. Además, gracias al deporte estas personas se encontrarán más predispuestas a realizar más actividades, es la mejor manera de combatir el sedentarismo.

Apuntarse a viajes organizados o del Imserso

Viajar es más fácil que nunca, y las personas mayores tienen ventajas de conseguir algunos viajes a un precio muy asequible, incluso para pensiones no muy boyantes. Los viajes del Imserso son siempre la opción preferida, ya que con ellos se conocen muchos lugares variados y hay siempre actividades adaptadas para ellos. De la misma manera, una persona mayor puede aprovechar que tiene todo el tiempo posible a su disposición para realizar viajes en temporada baja, y con ello, conseguir un ahorro importante de dinero.

combatir soledad viajando

Ir al centro de día

Estos lugares ofertan múltiples actividades y posibilidades de reunión con personas del mismo rango de edad e intereses. Poseen la ventaja de ofrecer un amplio horario y la persona que disfruta de ellos termina durmiendo en su casa. Asimismo cuentan con personal médico para cualquier contingencia. Puede ser una buena rutina ir al centro de día, siempre hay cosas interesantes que hacer.

Aprender actividades 

Las personas mayores conservan la capacidad de aprender, y lo hacen desde el respeto y la curiosidad más absoluta. Actividades manuales como pueden ser el bordado, alfarería, lecturas compartidas, las nuevas tecnologías, canto o jardinería son algunas de estas posibilidades. Los ayuntamientos suelen ofertar en casi todas las localidades estas actividades. Cuentan con el atractivo de ser motivadoras y la posibilidad de conocer a gente con los mismos interesas. De ahí incluso salen grupos nuevos.

Universidad de mayores

Ofertan actividades de enseñanza dirigidas a personas mayores. Normalmente suelen hacerse clases de manera semanal de temas variados y de su interés. Cuentan con la ventaja que las personas mayores compartan también su vasto conocimiento, por lo que la retroalimentación con los docentes es continua. Personalmente, he de decir que hago anualmente charlas para mayores y que quizás aprenda yo más que ellos.

Salidas con amistades

Muchas veces hay que obligarse a salir de casa. Una buena excusa es el café de la tarde, o un aperitivo a media mañana. Esos ratos de charla y compartir recuerdos hacen mucho bien, y si se toman como hábito de manera semanal, estamos obligándonos a salir de casa y «contarnos cosas.« Lo bueno es que no requiere gran esfuerzo y que si el tiempo no acompaña, puede hacerse en casa.

Como podemos ver, hay muchas opciones para combatir la soledad. Lo mejor es escoger aquella que más se adapte a los intereses de esa persona mayor y tomarlo como hábito.  Mientras acompañe la salud, hay que ponerse en marcha para que nuestra mente no deje nunca de funcionar.

 

 

 

Valora este artículo