Cómo elegir a un cuidador para un familiar anciano

Llega un momento en el cual, una persona mayor necesita diferentes tipos de ayudas, desde solo un pequeño apoyo en las tareas domésticas, a personas que necesitan atención 24 horas de manera constante. Por tanto, la elección de un cuidador es algo que no se puede tomar a la ligera.  Hoy vamos a dar ciertas claves para saber cuáles son las pautas para elegir adecuadamente una persona que cuide a nuestro familiar mayor.

Antes de emprender esta tarea, hemos de tener presente qué es lo que se necesita y si nuestro familiar necesita atenciones concretas, como tomarse una medicación, necesita ayuda para el aseo, es solamente un acompañamiento para las compras, o tiene una enfermedad degenerativa que necesitará de un alto grado de compromiso a medida que esta avance.

Estas son las claves para elegir bien un cuidador

En la mayor parte de localidades grandes hay empresas que gestionan este tipo de servicios, por lo que recurrir a ellas es siempre una buena opción. En estas empresas poseen ventajas importantes, ya que con ellos no debemos tramitar ningún tipo de alta, Es esa empresa la que se encarga de contratar al trabajador, nuestra obligación única es efectuar el pago cuando se nos solicite.

El perfil de persona que buscamos hemos de hablarlo con la empresa que gestione estos servicios, ya que, como hemos referido anteriormente, no es lo mismo un gran dependiente que un anciano que necesite una ligera ayuda domiciliaria.

Si preferimos hacer la búsqueda por nuestra cuenta, no olvidaremos las obligaciones legales. Gestionar el alta en la Seguridad Social y firmar un contrato de trabajo donde se especifiquen cuáles son las condiciones, horarios y salario. Para estos casos, siempre es muy importante contra con la ayuda de una gestora, que nos facilitará los trámites y hará que todo quede bien detallado.

Por norma general, hemos de buscar una persona que cumpla los siguientes requisitos:

  • Tenga un buen carácter, sea afable y tenga capacidad de empatía.
  • Sepa adaptarse a los ritmos de la persona a la que va a cuidar.
  • Sea respetuoso, tanto con su estilo de vida como con sus costumbres, fuertemente arraigadas.
  • Tenga capacidad de marcar a la vez unos tiempos: comidas, meriendas, cenas…
  • Si hemos hecho la búsqueda por nuestra cuenta, es importante que el cuidador esté presente en la entrevista junto con el anciano, así estamos último podrá dar o no su visto bueno.

Otros aspectos a tener en cuenta

Para este tipo de casos es muy interesante que la persona que se vaya a hacer cargo de la persona mayor tenga cierto tipo de conocimientos o titulación en cuidados de ancianos. Si lo que buscamos es alguien para ayudar un poco en las tareas del hogar o dar un paseo, bastará con un perfil básico. Sin embargo, si lo que se busca es alguien pueda administrar algún tipo de tratamiento más específico, como pautar la toma de una medicación o incluso poner algún inyectable, el perfil ha de ser diferente.

Te interesa: Cómo escoger la mejor residencia para ancianos

Hay que tener presente que un cuidador puede ser alguien más que acompaña, muchas personas sufren de la soledad y su cuidador se convierte en alguien más que eso, pasando a ser incluso un confidente. El cuidador o cuidadora ha de saber escuchar, ser alguien que muestre interés por lo que esa persona le transmite, mostrar preocupación por sus asuntos y tener disposición continua a la ayuda.

En definitiva, vamos a confiar los cuidados de alguien muy importante a una persona desconocida, por lo que la elección no ha de hacerse deprisa, corremos el riesgo de no acertar y tener que comenzar una nueva búsqueda. Anticiparse a las necesidades es algo que nos hará buscar con más calma.

Cómo elegir a un cuidador para un familiar anciano
5 (100%) 1 vote