Accidentes domésticos de personas mayores

Las personas mayores carecen de muchas de las habilidades y aptitudes que tiene otros colectivos más jóvenes, y por ello son propensas a más accidentes domésticos.

Y es que la capacidad de recordar a corto plazo, junto con la pérdida de reflejos y el deterioro físico, son las tres patas que rigen el envejecimiento y hacen a los ancianos más propensos a los accidentes en el hogar. Sin embargo, si existe un buen conocimiento de cuáles son los percances más habituales, podemos prepararnos y evitarlos, mejorando así la salud.

ACCIDENTES DOMÉSTICOS MÁS HABITUALES

Caídas, cortes y golpes

Son el tipo de accidente más habitual en los mayores. La dependencia de la tercera edad es mayor, ya que se dispone de una menor flexibilidad y agilidad, por lo que este tipo de percances son cotidianos.

Sin embargo, podemos evitar la mayoría de ellos siguiendo unas recomendaciones:

1. Es muy importante tener instalado en casa un suelo antideslizante. Debe estar despejado de objetos tales como fregonas, sillas, cables, cacharros u electrodomésticos que estén colocados demasiado cerca de pasillos o zonas estrechas. Las alfombras, en caso de que queramos utilizarlas, deben estar amarradas o pegadas al suelo para evitar que su desplazamiento provoque caídas.

2. En el caso del baño, colocar “pececitos” en el suelo de la bañera, con el objetivo de evitar resbalones y caídas, que son además una fuente importantísima de roturas de cadera y otros huesos en las personas mayores.

Es mejor instalar un plato ducha que una bañera. El plato de ducha, por su propia forma, evita mucho mejor las caídas que una bañera, más si cabe si se instalan agarraderas entre el plato de ducha y el centro del baño que ayuden a la hora de entrar y salir. La alfombrilla de baño, obviamente, ha de ser antideslizante y estar pegada también en el suelo.

3. Las escaleras son otro de los lugares de la casa que más caídas provocan. Son además percances de carácter muy grave, puesto que una caída rodando por los escalones puede provocar múltiples lesiones en articulaciones, huesos e incluso, si se cae de cabeza o desde una altura pronunciada, tener un resultado mortal.

Por ello, debemos tomar una serie de recomendaciones con carácter ineludible para hacer de las escaleras del hogar una zona segura. Debemos instalar una barandilla que ayude a los mayores a agarrarse, tanto para subir como para bajar. Y se recomienda que siempre que se usen las escaleras tengan una mano libre para poder agarrarse a la barandilla.

anciano leyendo la prensa

El suelo, al igual que el del resto de la casa, debe ser antideslizante. Además, tanto las escaleras como los descansos entreplanta deben estar libres de objetos, y se recomienda a los mayores que usen zapatos cómodos y con suela de goma, que benefician la pisada y evitan resbalones y caídas. Igualmente, es recomendable instalar bandas protectoras antideslizantes en cada escalón.

4. En los dormitorios debemos evitar las alfombras, y el suelo, de nuevo, ha de ser antideslizante. Se recomienda a los mayores no levantarse de forma brusca de la cama, ya que cuando dormimos desplazamos sábanas y colchas que pueden estar en el suelo en el momento de despertarnos, y si nos incorporamos con presteza podemos acabar cayendo al suelo.

Si es posible y la estancia es amplia, se recomienda que la cama tenga un espacio de acceso lo suficientemente amplio como para entrar y salir sin golpear nada, y a la vez que permita a la persona mayor sentarse, levantarse y acostarse sin problemas.

5. Finalmente, en la cocina deben adoptarse otras estrategias tendentes a evitar los golpes y caídas. Los cuchillos deben estar afilados, de otra manera será imposible operar con ellos, pero deben evitarse aquellos con un corte excesivo puesto que pueden acabar provocando accidentes. Como medida de precaución se recomienda que cortar cualquier alimento se haga sobre una tabla de madera.

Debes leer: Pastilleros: semanales, mensuales y diarios

Quemaduras e incendios

Son el segundo grupo de accidentes más probables en hogares de personas mayores. Igualmente pueden ser prevenidos con estos consejos:

1. En la cocina, deben colocarse las sartenes y ollas de tal forma que el mango no sobresalga del fogón. Se debe tener especial cuidado con aceites calientes, agua hirviendo y cuando se pasen líquidos de un recipiente a otro. Debemos evitarse los delantales y mangas anchas porque pueden provocar quemaduras.

Además, deben comprobarse a menudo que las salidas de gas quedan cerradas tras cocinar y que la llave de paso está cerrada.

2. En el caso de los braseros y calefacciones deben evitarse los de carbón, y apostar por los eléctricos, más seguros. Si se colocan debajo de una mesa camilla debe tenerse especial cuidado con las telas. Se recomienda poner rejillas de protección, ventilar la estancia si el brasero es de carbón y no olvidar apagarlo al salir de la estancia.

3. Por último, se debe tener cuidado con las bolsas de agua caliente: la temperatura no debe ser excesiva y debe asegurarse que están bien cerradas, de lo contrario podrían quemarle.

Accidentes domésticos de personas mayores
5 (100%) 1 vote

Te podría interesar