Turismo gastronómico en la tercera edad

La tercera edad puede ser el mejor momento para ampliar horizontes y conocer lugares con los que siempre se había soñado. El ritmo de vida que impone la sociedad actual apenas permite que las personas puedan dedicar tiempo a las actividades que les gustan. Viajar se limita a los periodos en los que se tienen vacaciones en el trabajo, y estos suelen coincidir con los meses de verano, cuando las empresas tienen menor volumen de tareas, pero cuando las reservas de vuelos y hoteles resultan mucho más caras.

Una de las mayores ventajas de la jubilación es, precisamente, poder tener tiempo para hacer lo que se desee. El final del periodo laboral y la menor carga de responsabilidades, ya que los hijos son mayores y no viven en casa, permite a las personas mayores tener más oportunidades para desarrollar aquellas cosas que quedaron pendientes durante su juventud.

 

visitas bodegas

Viajar en la tercera edad

Las personas jubiladas cuentan con algunas ventajas sobre las que trabajan a la hora de salir de viaje. En primer lugar, existen viajes especiales para jubilados a precios realmente competitivos, que permiten a la persona conocer nuevos lugares e incluso hacer amistad con otros semejantes de la misma edad.

El hecho de disponer de tiempo libre es también una ventaja, ya que muchas agencias ofertan promociones muy ventajosas fuera de la temporada estival o de Semana Santa.

El turismo gastronómico, una alternativa en auge

En los últimos años, se ha venido desarrollando una alternativa a los viajes tradicionales. Hablamos del turismo gastronómico, es decir, una forma de viajar donde el principal interés no son tanto los monumentos o museos del país que se visita, sino su gastronomía y su cultura culinaria.

Los objetivos principales de este tipo de turismo son conocer y disfrutar nuevos platos y sabores, aprender diferentes formas de preparar los alimentos, degustar ingredientes desconocidos y comprender la cultura del lugar a través de su cocina. Cada vez son más las personas interesadas en este tipo de turismo, sobre todo en el sector de la tercera edad.

Tendencias dentro del turismo gastronómico

Las tendencias más actuales dentro de este sector, basándonos en las preferencias de personas de la tercera edad, se resumen básicamente en cinco puntos:

· Las personas mayores buscan, en su gran mayoría, productos locales y de cercanía. Mediante esta práctica, son capaces de comprender el legado gastronómico de la región y favorecen el desarrollo de la economía local. Es todo lo opuesto a la globalización, exactamente como vivían los ancianos cuando eran jóvenes, pero degustando los sabores más puros de otras zonas que no conocían.

· A través del turismo gastronómico se busca una mayor calidad en la materia prima de los alimentos. En este sentido, cobran mucha importancia las denominaciones de origen y otros distintivos locales exclusivos.

· Las personas de la tercera edad, buscan también saborear la cocina tradicional, pero con un toque de innovación.

· Los mejores productos de cada zona suelen tener un precio más razonable en el lugar de origen que en un supermercado o tienda de delicatessen, además de resultar un souvenir más auténtico.

· En muchas ocasiones, se persigue el hecho de empaparse de cierta multiculturalidad.

Diferentes tipos de turismo culinario

Dentro del turismo culinario podemos encontrar numerosas opciones.Además de las rutas culinarias que ofrecen algunas agencias de viajes, se están sumando a esta moda diferentes colectivos como bodegas, artesanos del queso y otros productos tradicionales, entidades culturales que buscan difundir las costumbres locales a través de su gastronomía, etc.

Podemos encontrar maridajes entre las distintas propuestas gastronómicas, es decir, una bodega de vinos con denominación de origen de la zona se asocia con un colectivo de artesanos del queso y con agricultores  para poder ofrecer un paquete completo de degustación de productos locales.

Hay algunas agencias especializadas en este tipo de turismo y ofrecen, tanto excursiones de un día, como rutas de restauración de diferente duración.

Es común encontrar paquetes que oferten propuestas similares a estas:

· Hotel o casa rural con lote de productos locales como bienvenida.

· Excursiones a bodegas con degustación de sus vinos y otros productos de cercanía.

· Visitas guiadas por pueblos o ciudades que terminan con una comida gourmet basada en productos de cercanía.

· Excursiones a zonas donde se elaboran productos típicos de la zona y donde se podrá aprender la manera en que se producen estos alimentos. Después de la demostración práctica, se pueden probar los alimentos y comprar souvenirs gastronómicos.

Las propuestas son tan variadas como deliciosas, por eso las personas aficionadas a este tipo de viajes, suelen repetir con bastante frecuencia.

Destinos gastronómicos más populares

Entre los destinos gastronómicos más populares encontramos:

· Italia. Probablemente estamos ante la más internacional de las cocinas y, sin embargo, una de las más desconocidas. En Italia existe una gran variedad de propuestas gastronómicas que van más allá de la pizza y la pasta; la gastronomía de este país se basa en la calidad de la materia prima, en la esencia de los sabores y olores primarios. Solo en la geografía italiana se podrían elaborar cientos de rutas culinarias diferentes.

· Grecia. Es la esencia misma del Mediterráneo. Sus platos se elaboran con productos frescos propios de la zona, aceite de oliva y queso de cabra. La musaca destaca como plato más conocido.

· España. Por supuesto, nuestro país es uno de los más apreciados por su gastronomía. La gran variedad de productos autóctonos como el jamón o el resto de embutidos ibéricos, los mariscos gallegos y los vinos de sus diferentes denominaciones de origen hacen de España uno de los mejores destinos en cuanto a turismo gastronómico. La internacionalización de las tapas, la paella y otros platos tradicionales ha atraído a millones de turistas ávidos de degustar nuestra comida.

· México. Es el destino gastronómico ideal para los amantes de la comida picante. La cocina mexicana cuenta con la simpatía de innumerables turistas, ya que se basa en una combinación de sabores y texturas que no dejan indiferente. Entre sus platos más conocidos podemos encontrar el guacamole, las enchiladas, las quesadillas, las fajitas, los tacos o los tamales.

· Francia. Es sinónimo de sofisticación culinaria. La cocina francesa goza de la fama de ser una de las mejores del mundo y esta fama no es infundada, ya que para la cuidada elaboración de sus platos, utilizan siempre productos de la más alta calidad. No en vano, en este país es donde existe un mayor número de restaurantes con estrellas Michelín.

· Perú. La variedad de la comida peruana es, en ocasiones, desconocida. Sus productos de mar y montaña aportan una gran diversidad culinaria a sus platos. Tal vez, las muestras más aclamadas de su cocina sean el ceviche, los camarones acaramelados o el ají de gallina. Quien ha probado la cocina peruana puede corroborar que es una de las mejores del mundo.

· Tailandia. Paraíso de exotismo cultural y gastronómico. Este país ha adoptado lo mejor de la alimentación oriental, con una delicada muestra de sabores ácidos, picantes, dulces y salados y una presentación en los platos digna de las más altas cocinas. Como advertencia, debemos avisar de que sus platos se elaboran con abundancia de especias, por lo que debe ser tenido en cuenta por personas con estómagos delicados. Algunas de sus comidas más reputadas son el Pad Thai, el Tom Kha Gai, el Nevayum o el Khao Mangal.

· Dinamarca. Más concretamente su capital, Copenhague, es un lugar que destaca por su alta cocina. Puede resultar inesperado, pero en esta pequeña ciudad podemos encontrar hasta diecisiete estrellas Michelin.

· Nueva York. Es la capital mundial de la comida fusión y del mestizaje. En sus calles podemos encontrar desde los más sofisticados restaurantes, hasta puestos de comida callejera de casi cualquier parte del mundo. Lo que no se pueda probar en esta ciudad, probablemente sea porque no existe.

· Japón. Es uno de los países estrella para los amantes del pescado crudo. Pero en su gastronomía no solo encontramos los tradicionales sushi, los japoneses cocinan una gran variedad de verduras y algas que aportan unos sabores muy característicos a su gastronomía.

Estos son solo algunos ejemplos de destinos gastronómicos a nivel mundial. Por supuesto, si no se quiere viajar tan lejos, dentro de la geografía española existen infinidad de posibilidades de encontrar un buen lugar donde degustar los mejores productos.

Consejos para los viajeros gastronómicos de la tercera edad

Es importante informarse del tipo de comida que se ofrece en el lugar antes de decidirse por una región, así como consultar con el médico  acerca de la conveniencia de ingerir determinados productos. Por ejemplo las algas, con su alto contenido en yodo no son aptas para todas las personas y pueden estar contraindicadas cuando se sufren determinadas enfermedades como la gota. Por lo demás, restricciones médicas aparte, lo más importante de los viajes gastronómicos es disfrutar.

Turismo gastronómico en la tercera edad
5 (100%) 2 vote[s]