El Omega-3 y por qué debe ser incorporado a la dieta de las personas mayores

Estamos acostumbrados a escuchar sobre alimentos que de manera natural tienen Omega-3, o incluso otros que los llevan incorporados, como algunas leches. Y no, no es casualidad, los ácidos grasos Omega-3 y 6 poseen unos beneficios importantes que pueden ser aprovechados por cualquier persona, sea cual sea su edad. Pero es en ancianos dónde toman un papel relevante, ya que pueden dar una serie de mejoras al organismo que no conviene dejar pasar.

En este artículo vamos a ver qué son los ácidos grasos Omega-3, por qué son buenos para la salud y cuáles son las mejores opciones para incluirlos en nuestra dieta. Así que no pierdas detalle y aprende algo más sobre esta fuente de salud que viene del mar y que seguro que puede ayudarte. 

Te interesa | Pastilleros: semanales, mensuales y diarios

¿Qué son los Omega-3?

Son unos ácidos grasos poliinsaturados que el cuerpo no puede fabricar por sí mismo, y que incorporados a la dieta dan muchos beneficios. Fueron descritos por Ralph Holman, que al estudiar la dieta de los esquimales y habitantes del Círculo Polar percibió que apenas había incidencia de enfermedades del corazón entre ellos. La base de esta anomalía era la dieta, fundamentada en exclusiva por la cantidad de pescado azul que tomaban (y toman). Curiosamente, y por aquel entonces, principios d los años 80, este tipo de pescado tenía muy mala fama entre dietistas y médicos endocrinos, se desaconsejaba su consumo por tener mucha grasa.

Sin embargo, tanto sardinas, como caballas o jureles tienen altas cantidades de este tipo de compuesto, que son una buena fuente de propiedades beneficiosas. Por ejemplo, los ácidos grasos Omega-3 intervienen en la formación de las estructuras cerebrales del feto, por lo que están indicados para madres restantes.

¿Qué puede hacer el Omega-3 por la salud de una persona mayor?

Incorporarlo a la dieta de un anciano no es más que una ventaja, varias de sus propiedades demostradas son estas:

  • Ayudan a fortalecer la masa muscular.
  • Puede retrasar el deterioro cognitivo.
  • Regula la hipertensión.
  • Da elasticidad a la musculatura y articulaciones, reduciendo la rigidez.
  • Ayudan a proteger al corazón contra enfermedades cardiovasculares.
  • Intervienen en la regulación de colesterol y triglicéridos.
  • Aumenta la fortaleza del sistema inmunitario.
  • Retarda en envejecimiento pulmonar.

Por tanto, este tipo de moléculas son ideales para ayudar a llevar una mejor vejez. Ojo, no tienen propiedades milagrosas ni revierten ninguna enfermedad grave, por eso la importancia de incorporarlos a la dieta lo antes posible, antes que aparezca cualquier síntoma. 

¿Qué alimentos son ricos en Omega-3?

Todos los provenientes del mar, en concreto los pescados azules (sardina, arenque, salmón, caballa, atún) y el marisco. Debemos consultar siempre con el médico la forma de incorporarlos en la alimentación, de tal forma que su consumo no interfiera de manera notable en lo que debe ser una alimentación equilibrada.

No solo de los océanos vienen los Omega-3, las semillas de algunos frutos también las poseen, así como nuestro aceite de oliva virgen extra, una fuente inagotable de propiedades. Las semillas de chía y las de sésamo también son una buena opción, que pueden ser tomadas en el yogur del postre o merienda.

¿Y los suplementos?

Efectivamente, también existe una manera adecuada de tomar ácidos grasos Omega-3 de manera fácil. Podemos encontrar desde gominolas, a aceite de hígado de pescado o cápsulas. Todo ello con las mismas ventajas que las que se encuentran en los alimentos, pero añadiendo en algunos casos vitaminas que refuerzan sus efectos. La gama es enorme, y cuentan con la ventaja de no aportar ningún tipo de sabor. Mirar siempre cuál es la posología adecuada según la edad. Puedes consultar todas las opciones disponibles para incorporar los Omega-3 a la alimentación de la persona mayor.

 

El Omega-3 y por qué debe ser incorporado a la dieta de las personas mayores
5 (100%) 1 vote