La pérdida de la pareja: cómo llevar el duelo

La ancianidad lleva asociada el proceso de la muerte por cuestiones de edad, pero nunca es un hecho normalmente esperado. Cuando en una pareja de mayores fallece alguno de ellos, se da un vacío inmenso que puede llevar a procesos depresivos, incluso desencadenando el fallecimiento de esa persona poco tiempo más tarde. Años de vida en común hacen que sea muy complicado aprender a vivir sin la otra mitad.

Es muy importante que los familiares y círculo de amistades de aquella persona que se ha quedado sola hagan piña con ellas, de tal manera que sus momentos de soledad se vean mitigados de alguna manera. El proceso de duelo no es fácil de llevar, pero es cierto que el tiempo va mitigando el dolor. En este artículo veremos las fases del duelo y cómo podemos hacer para ayudar a esa persona que se ha quedado sola.

cómo llevar duelo

¿Qué es el duelo?

Es un proceso psicológico que se produce tras, en este caso, tras la pérdida de una ser querido, aunque en este caso nos centramos en la pareja. Aunque es diferente para cada persona, suele llevar asociado un patrón predefinido y que genera síntomas emocionales y físicos.

¿Cuáles son las fases del duelo?

Se distinguen 4 fases o etapas en el duelo: negación, enfado, miedo y aceptación.

– Negación

Es la reacción natural, el anciano se encuentra con un hecho que no termina de creer aunque sea esperado. Es una manera de negar la realidad, como si esa persona quisiera decirle que todavía no está en disposición de asumirlo.

– Enfado

La persona está en un estado de rabia, no asume que ha pasado. ¿Por qué a mí? No acepta el hecho y se rebela ante él.

– Miedo

Es el momento en el que todo cuesta, afrontar cualquier tarea es algo titánico. Al profundo dolor se le uno el miedo a afrontar el futuro en soledad, sin la otra parte que tantos años le ha acompañado.

– Aceptación

Se termina viendo que hay que aceptar esa realidad, que se quiera o no hay que continuar y hay razones para ello: los nietos, amistades, los recuerdos agradables…

 

cómo llevar duelo

¿Cómo podemos ayudar a superar el duelo de viudedad?

– Pedir ayuda profesional

Es una recomendable siempre, contar los sentimientos a un profesional de la psicología es siempre positiva. Puede dar una serie de pautas muy necesarias para aprender esta nueva fase de la vida.

– Disfrutar los recuerdos

Hay que aferrarse a ellos siempre y cuando no supongan un daño mayor. Muchas personas encuentran consuelo oliendo a colonia de ese ser querido, tocando sus ropas repasando las cartas que se escribían en otros momentos.

– Expresar las emociones

Nunca reprimirlas, habrá muchos momentos de llanto y será necesario llorar. Nunca es un signo de debilidad, sino algo emotivo.

– Apoyarse en la familia o amigos

Si esa persona ve que necesita gente siempre consigo, no debe costar nada tomar el teléfono y llamar a algún pariente o amigo para que le acompañe. Se evitará la soledad, que es una pesada losa.

– Iniciar nuevas actividades

Una vez superada la fase de duelo es un buen momento para hacer cosas nuevas, quizás apetezca visitar un centro de día, o hacer aquellas cosas que, por circunstancias, nunca se emprendieron. Un curso, aprender idiomas, practicar algún deporte, realizar salidas o viajes organizados. Un nuevo mundo se abre ante esa persona y siempre debemos andar a que no se quede en casa sola.